Remodelando la casa pensando en las mascotas

Running dog on green grass and ball (Irish soft coated wheaten terrier)

Cuando le preguntamos a potenciales clientes por la constitución de sus familias, siempre es útil que incluyan a sus mascotas en la lista. Si bien un pececito rojo y un periquito no necesitan demasiada atención por el lado del diseño, sí es el caso de perros y gatos. Recientemente, Houzz.com publicó un informe sobre una encuesta que realizó sobre mascotas. Además de confirmar que por lo general las mascotas hacen feliz a la gente, la encuesta también señaló que perros y gatos generan problemas domésticos por su pelo y las huellas que dejan con tierra y barro.

Hoy en día se gasta mucho dinero en las mascotas; el 22% de los dueños de perros y el 14% de los dueños de gatos gasta más de US$ 1.000 por año en sus amigos peludos. Pero en lo que a remodelaciones de hogares respecta, ¿tiene sentido gastar dinero en un diseño para mascotas? Bueno, como en todo, es menester tener moderación. Si las mascotas son parte de tu familia, existen algunas acomodaciones de diseño sencillas que puedes hacer para mejorar el funcionamiento de tu hogar. La primera área de preocupación es el almacenamiento.

Las mascotas se parecen un poco a los niños porque acumulan “cosas”, algo con lo que habrá que lidiar en tu casa. Esto incluye paquetes y latas de comida, juguetes, correas, cajas de transporte y cuchas, por nombrar algunos ejemplos. Cuanto más grandes sea la mascota, más impacto tienen sus “cosas” en tu vida diaria. Si tienes un perro de gran tamaño y por ende compras entre 18 y 22 kg de comida por vez, guardar esos paquetes en un galpón en el fondo de tu sótano no es una solución conveniente. Si vas a agregar un nuevo cuarto para que la gente se saque los zapatos antes de entrar a tu casa, asegúrate de diseñar el espacio y los armarios para guardar la provisión de comida.

La alimentación es otro punto. Además de que la comida preparada es cómoda, las mascotas necesitan un espacio exclusivo para sus platos. Muchos de nosotros podemos dar fe del problema que son los platos colocados inadecuadamente en una ruta de paso, como el área de la cocina. Hasta el choque más pequeño puede llenar todo de agua y alimento para mascotas. Además, no todas las mascotas son limpias cuando comen. Suelen dejar gotas de agua y pedazos de comida en el piso por la zona de sus platos. Si en el proceso de diseño se puede detectar un espacio conveniente y fuera de paso para que las mascotas coman, la vida será mejor para todos. Se puede confiar en que algunas mascotas comerán de manera razonable, pero otras son seres glotones que comerán de todo y todo lo que puedan.

Esto puede ser un problema más grande si hay muchas mascotas en un hogar. Un gato puede estirar su hora de alimentación a lo largo de un día, a menos que un perro encuentre la comida; en tal caso, esa comida podría durar segundos. Por lo tanto, para una convivencia pacífica, quizás las mascotas necesiten lugares o niveles diferentes para comer. Debería considerarse tipo de configuración durante la etapa de diseño en la remodelación de una casa. La contención es otro desafío con las mascotas en el hogar. Si no te gustaría que una mascota ande corriendo por toda la casa todo el día, entonces anticípalo y crea un espacio en el que se la pueda contener.

El cuarto para sacarse los zapatos es una idea, pero podría ser un espacio más grande, como la cocina y la sala. Asegúrate de poner algún tipo de tu puerta en cualquier parte de tu casa donde haga falta para evitar el abuso (o el uso) de corralitos molestos por toda la casa. Además, algunas personas ponen a sus perros en cajas cuando se van o por la noche. Si estás remodelando, planea incorporar un espacio permanente para mantener la caja ahí en vez de ponerla contra la esquina de la sala o el zaguán. Si tienes una mascota, eso influirá sobre los materiales que elijas para remodelar tu casa. Lo que uses para el piso será especialmente importante por la fuerza que tendrá ante las uñas, el agua y el barro que le caerán encima. Mucha gente comentó en el artículo de Houzz que le lavaba las patas a su perro cada vez que entraba a la casa. ¡Guau! Eso sí que es dedicación a la pulcritud. Si llegas a esos extremos, sin dudas necesitas una ducha para perros.

Por lo general están en el lavadero o el cuarto para sacarse los zapatos y consisten en la mitad inferior de una ducha normal, o sea, el piso de una ducha (por lo general de 1×1 m, dependiendo del tamaño del perro), una pared de más o menos un metro y una manguera en vez de una ducha de pared. Esto permite limpiar a las mascotas cerca de una puerta externa y sin tener que llevarlas por toda la casa hasta la tina para lavarlas. Poner el piso de la ducha sobre el piso funciona bien si tienes perros de gran tamaño difíciles de levantar. Para razas de tamaño medio o pequeño tal vez desees elevarlo un poco para no tener que agacharte cada vez que tienes que limpiar un poco a Fido.

Una ducha para perros también es útil para otras cosas. Si le instalas una barra arriba, es un gran lugar para dejar secar ropa lavada o abrigos mojados. Se pueden lavar y dejar secar fácilmente botas embarradas, pelotas de fútbol y equipos de camping. Si tienes que lavar las hojas polvorientas de una planta de interiores, la ducha para tu perro es lo que necesitas. Entre otras cuestiones de diseño están la colocación de una ventana para que un animal pueda mirar hacia fuera si tener que subirse al sofá, los lugares especiales para esconderse u oportunidades para treparse para los gatos, la instalación de puertas para perros o gatos y la siempre popular pregunta de dónde colocar la caja con piedras. Para muchos de nosotros, los animales son una parte necesaria y permanente de nuestras vidas. Tenlos en cuenta cuando estás diseñando tu proyecto de remodelación y tanto tú como tu(s) mascota(s) se alegrarán de que lo hayas hecho.

Tienda de mascotas • Peluquería